¿Cómo se crean los emblemas de los Parques Nacionales?

Te contamos los detalles de este proceso de creación que consta de 10 pasos.

Los emblemas de los Parques Nacionales son distintivos identificatorios de las áreas naturales protegidas bajo jurisdicción de la APN. En ellos, se incluyen rasgos del paisaje, especies de flora y fauna y/o recursos culturales que tienen especial valor de conservación en la Reserva o Parque a la que identifican.

En las siguientes imágenes podrás observar el proceso de creación del emblema del Parque Nacional Marino Yaganes que está compuesto por una centolla patagónica, un albatros de cabeza gris y detalles característicos del relieve submarino.

Paso 1: búsqueda de material
Las autoridades de la Dirección Nacional de Conservación sugieren al diseñador gráfico de la Dirección de Diseño e Información al Visitante cuáles son las especies a incluir en el emblema. Para esto se le provee documentación, incluyendo enlaces y fotografías, que luego él ampliará realizando una segunda búsqueda de material. A través de estos archivos podrá observar con mayor definición los detalles de cada especie.

Paso 2: dibujo en lápiz
Una vez que se definen cuáles son las especies que integrarán el emblema, el diseñador dibuja en forma tradicional (lápiz) cada elemento por separado. Luego, protege los dibujos con un fijador de carbonilla y grafito.

Paso 3: escáner
Ahora, el diseñador se encarga de escanear cada dibujo del emblema. Luego, en la computadora, utiliza un programa que compone las imágenes digitalizadas en un mismo archivo para probar el equilibrio de los elementos en un sólo plano.

Paso 4: primera evaluación
El trabajo se eleva a la Dirección Nacional de Conservación para una primera visualización que permitirá evaluar y confirmar, o modificar, lo realizado hasta entonces.

Paso 5: selección de colores
Una vez realizada la primera aprobación de dibujos y composición, el diseñador colorea el emblema digitalmente y se eleva por segunda vez al equipo de Conservación para el chequeo de los colores seleccionados.

Paso 6: vectorización
Aprobados los colores, ahora es el diseñador gráfico de la Dirección de Comunicaciones y Relaciones Institucionales quien “toma la posta”. Él recibe el emblema hecho en líneas y así puede comenzar con la vectorización, es decir, el redibujo de la pieza para que no pierda calidad y para que la fidelidad de los colores seleccionados sea la correspondiente.

Paso 7: digitalización
Ahora comienza el análisis para llevar a cabo la digitalización de la ilustración: qué elementos son simples y cuáles son más complejos, cuáles llevan líneas más gruesas y cuáles más finas. Se trabaja con líneas amarillas o magenta para marcar un contraste y evitar que alguna no sea digitalizada.

Paso 8: versión color
A medida que se van cerrando las formas se van incorporando los colores de la paleta oficial previamente seleccionados.

Paso 9: versión blanco y negro
Una vez finalizado este proceso, se duplica el trabajo realizado para convertir el emblema a blanco y negro.

Paso 10: prueba final
Finalmente se exporta el archivo a imagen de alta resolución y vuelve a ser enviado tanto al ilustrador original como a las autoridades de la Dirección Nacional de Conservación para su aprobación final.

 

 

Publicada en: