APN

Vacaciones de verano en los Parques

El Palmar, Pre Delta, Quebrada del Condorito, Lanín, Los Arrayanes, Nahuel Huapi, Monte León, Bosques Petrificados, Marino Costero e Isla Pingüino ofrecen diversos ecosistemas para vivir una nueva experiencia en la naturaleza.

Llegan las vacaciones de verano y los históricos parques nacionales de la Patagonia andina; los marino-costeros, vinculados a la Ruta Azul en la Patagonia atlántica y los más cercanos a las grandes ciudades del centro del país se preparan para recibir a los visitantes en esta temporada estival. Turismo responsable, amigable con el ambiente y enfocado en el respeto a las culturas locales.

El 2017 fue designado por la ONU como el “Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo”. Con el gran desafío de consolidarse como aulas de educación ambiental para los visitantes, estas áreas naturales se suman a esta celebración mundial para contribuir integralmente con los pilares de la sostenibilidad en los planos económico, social y ambiental.

CENTRO DEL PAÍS

Muy cerca de los grandes centros urbanos como Buenos Aires, Córdoba y Rosario, tres parques nacionales ofrecen alternativas para un verano distinto: El Palmar, Pre Delta y Quebrada del Condorito son un buen complemento para las vacaciones a la hora de elegir una alternativa natural.

En Entre Ríos, el Parque Nacional El Palmar ofrece una de las muestras más importantes de los palmares de yatay y resguarda ecosistemas especiales de espinal, que prácticamente han desaparecido por el avance de las actividades agropecuarias.

El área recreativa del Parque cuenta con camping organizado, proveeduría, restaurante y alquiler de parrillas. Actividades náuticas, cabalgatas y circuitos de senderismo completan esta alternativa para disfrutar de uno de los emblemáticos parques del litoral argentino.

En la misma provincia, sobre el Río Paraná, en el Parque Nacional Pre Delta los visitantes podrán recorrer los senderos y hacer uso de las zonas de estacionamiento, picnic y acampe. También están disponibles los servicios de la proveeduría y las contrataciones de excursiones en lancha y guías para los paseos.

En Córdoba, a 55 kilómetros de Carlos Paz, el Parque Nacional Quebrada del Condorito asegura la supervivencia de la población de cóndores. Por otro lado, la planicie de altura que es la Pampa de Achala obra como cabeza de cuenca que capta las precipitaciones que se escurren formando las nacientes de importantes ríos de Córdoba.

El acceso principal parte del paraje La Pampilla, sobre la RP 34 o Ruta de las Altas Cumbres. Tras dos kilómetros de ripio, este camino vehicular lleva al estacionamiento habilitado frente al Centro de Visitantes. A partir de allí, se continúa por un sendero peatonal hasta el Balcón Norte de La Quebrada (7 km).

LA PATAGONIA ATLÁNTICA Y EL MAR DEL SUR

El primer Parque Interjurisdiccional creado en la Argentina, se vincula a la localidad de Camarones, en la costa atlántica del Chubut: Parque Interjurisdiccional Marino Costero Patagonia Austral. De manejo conjunto entre Parques Nacionales y la Provincia del Chubut, tiene a la ruta nacional Nº 3 como eje vial que lo comunica con dos grandes ciudades vecinas: Trelew al norte y Comodoro Rivadavia, al sur.

La reserva faunística Cabo Dos Bahías y su emblemática pingüinera son el principal atractivo, que se complementa con el pueblo alguero de Bahía Bustamante, a unos cien kilómetros al sur, por una ruta de ripio que bordea esta zona agreste y despoblada del Golfo San Jorge. Ese es el “corazón del parque”: más de 60 islas e islotes, bahías y caletas, albergan los apostaderos de fauna que renuevan la vida año tras año.

Los parques interjurisdiccionales marino-costeros integran el corredor turístico denominado “Ruta Azul”, que desde Camarones hacia el sur permite ir conociendo las historias de ciudades, pueblos y parajes de la antigua Patagonia marítima.

En esa travesía vial, que alterna paisajes de costa y estepa, se pueden conocer áreas protegidas nacionales como el Parque Nacional Bosques Petrificados de Jaramillo, con sus impactantes árboles de piedra; el Parque Interjurisdiccional Isla Pingüino, eminentemente náutico y en cuya abundante observación de fauna destaca una especial colonia del pingüino de penacho amarillo.

Finalmente, el Parque Nacional Monte León se encuentra al sur de Comandante Luis Piedrabuena y Puerto Santa Cruz, a 2.385 kilómetros de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

LA PATAGONIA ANDINA, DONDE NACIERON LOS PARQUES

De norte a sur, por la Ruta 40 se puede recorrer el famoso tramo conocido como la Ruta de los Siete Lagos, que conecta a los tres parques nacionales andinos de Neuquén y Rio Negro: Lanín, Los Arrayanes y Nahuel Huapi.

El Parque Nacional Lanín está ubicado al suroeste de la provincia de Neuquén y sus tres zonas (Sur, Centro y Norte) proponen diversas actividades vinculadas a los pobladores y a las comunidades mapuches. Las culturas y la historia de cada paraje acompañan al visitante en su travesía desde el circuito turístico del Lago Lacar (con base en San Martín de los Andes) hasta las tres cuencas lacustres vinculadas a Aluminé (Quillén, Rucachoroy y Norquinco), pasando por la zona de influencia de Junín de los Andes: en el acceso a los lagos Huechulafquen y Paimún, o en el área de Tromen, base operativa para ascender al volcán Lanín.

Los Arrayanes, en la Península de Quetrihué, es envuelto por el Nahuel Huapi por sus cuatro puntos cardinales. Cercano a Villa La Angostura, ofrece uno de los senderos más visitados de toda la Patagonia. Existen distintas formas para recorrerlo: caminando, en bicicleta o en catamarán.

El Lago Nahuel Huapi es el centro de un enorme parque homónimo, cuya cabecera es la ciudad de San Carlos de Bariloche. Miles de alternativas se ofrecen en esta área protegida para el visitante: montañismo, excursiones náuticas, senderismo, camping, cabalgatas, rafting, etc.

Los paseos náuticos por el lago Nahuel Huapi permiten conocer dos hitos de la historia local: la Isla Victoria, con su trayectoria de investigaciones forestales y Puerto Blest, el sitio exacto donde hace 113 años nacieron los parques nacionales. –

RECOMENDACIONES GENERALES PARA CONSERVAR LA BIODIVERSIDAD

• Informarse en las portadas y centros de visitantes al ingresar.
• Prestar atención a la cartelería.
• Consultar el estado de las rutas, senderos y el pronóstico del clima.
• Respetar la velocidad máxima permitida.
• No producir ruidos molestos.
• No extraer plantas ni piedras.
• Regresar del área protegida con los residuos generados y depositarlos en contenedores habilitados.
• No ingresar con mascotas a las áreas protegidas nacionales.
• Mantener una distancia prudencial para observar a los animales, sin alimentarlos ni perseguirlos.
• Considerar los derechos de los demás visitantes a disfrutar de los espacios compartidos.
•  Recordar que se transita por un área agreste: la caída de árboles y ramas es frecuente.