APN

Conservación sin fronteras

Se realizó en el Parque Nacional Iguazú (Argentina) y el Parque Nacional do Iguaçu (Brasil) un encuentro binacional para compartir prácticas de gestión y manejo de áreas protegidas en zonas de fronteras.

El 6 y 7 de junio se realizó el “Encuentro Conservación sin Fronteras – Áreas protegidas próximas a límites internacionales” en el Parque Nacional Iguazú (Argentina) y en el Parque Nacional do Iguaçu (Brasil) con el objetivo de discutir los desafíos y oportunidades en relación a la cooperación para la conservación y el manejo de áreas protegidas, teniendo como foco el corredor binacional formado por ambos Parques, y avanzar hacia la consolidación formal del trabajo en conjunto que se viene realizando en la práctica.

Estas jornadas se dieron en el marco de la Semana Mundial del Ambiente con el fin de concientizar y aunar esfuerzos en pos de la defensa y cuidado de los recursos naturales más allá de las fronteras. El lunes 6 las charlas se brindaron en el auditorio del Parque Nacional do Iguaçu en Brasil y el martes 7, en el auditorio “Francisco P. Moreno” del Viejo Hotel Cataratas del lado argentino.

El vicepresidente de Parques Nacionales de Argentina, Emiliano Ezcurra, disertó  junto a Ana Balabusic, directora de Conservación de Áreas Protegidas del organismo, sobre “Unidades de Conservación en Fronteras de Argentina”. Además, participaron Sergio Arias Valdecantos, intendente del Parque Nacional Iguazú, y Andrés Bosso, director de la Delegación Regional Noreste. De Brasil estuvo Cláudio Maretti, presidente del ICMBio (Instituto Chico Mendes de Conservação da Biodiversidade, el organismo nacional de conservación en Brasil); Iván Baptiston, el jefe del Parque Nacional do Iguaçú; y equipos técnicos.

En las disertaciones se habló sobre los desafíos y oportunidades de cooperación para la conservación y manejo de las áreas protegidas teniendo en cuenta el corredor biológico natural que existe entre ambos parques unidos por el río Iguazú y se pusieron en común ejemplos de buenas prácticas de gestión que funcionan en parques binacionales o transfronterizos de otros países.

La organización estuvo a cargo de World Wildlife Fund Brasil (WWF) a través del Programa de Conservación de la Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos en el Corredor Binacional del Parque Nacional do Iguaçu y Parque Nacional Iguazú en coordinación con el Instituto Chico Mendes de Conservação da Biodiversidade, la Fundación Vida Silvestre de Argentina y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). También participaron representantes de instituciones relacionadas con la gestión de áreas protegidas como IUCN (Global Transboundary Conservation Network), Europarc, SINAC – Costa Rica, y el Parque Transfronterizo Grande Limpopo (Mozambique / África del Sur), entre otros.

Emiliano Ezcurra sostuvo que “los Parques Nacionales son un sector de la producción, hay que tenerlo bien en claro y comprender que no son un lujo, que existen áreas de producción y áreas de conservación, ambientalistas y empresarios; estas son las fronteras mentales que debemos derrumbar y que todos entiendan la importancia de los sistemas de áreas protegidas nacionales”.

Por su parte, el presidente del ICMBio dijo que “estamos reafirmando la cooperación técnica que existe desde hace más de una década con nuestros hermanos argentinos con quienes venimos trabajando en la preservación de los parques. Queremos elevar las recomendaciones pertinentes a las autoridades superiores de Brasil y Argentina para que se concrete en el campo político y diplomático la integración formal que hoy ya existe en la práctica”. Además, agregó “la integración ambiental es fundamental y necesaria debido a que compartimos ríos y ecosistemas. Aproximadamente tres millones de visitantes llegan hasta estos dos parques por año y se convierten en defensores de la flora y fauna. Eso es importante porque los parques nacionales incentivan el turismo y la economía de un lugar”.

Carta de Intenciones

Los representantes de los organismos de conservación de Argentina y Brasil firmaron una carta de intenciones entre cuyas acciones se propusieron organizar reuniones sistemáticas entre los representantes de ambos parques nacionales, formalizar un plan operativo conjunto anual, promover la participación en la estructuras multilaterales como la RedParques y la Comisión de Áreas Protegidas de la UICN y la creación de un Comité Intergubernamental Consultivo responsable de la coordinación y gestión de la cooperación en las áreas protegidas, entre otras.

El propósito es formalizar la cooperación entre ambos parques Sitios Patrimonio Mundial Natural y fortalecer tanto las relaciones como las acciones comunes para la conservación del ecosistema que ambos protegen cumpliendo, así, con las Directrices del Convenio de Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Hacia la protección de la Selva Atlántica

La importancia de la conservación de uno de los últimos remanentes de Selva Atlántica característica de esta zona y que incluye a Paraguay, Brasil  y Argentina, radica en que se estima que queda únicamente el diez por ciento de la selva original, lo que la convierte en una de las regiones naturales más amenazadas del mundo. Por esta razón es necesario trabajar en la unión de estos dos parques nacionales que resguardan el área conocida como ecorregión del Alto Paraná que además integra el Corredor Trinacional de Biodiversidad y se extiende a casi un millón de hectáreas.

La supervivencia de muchas de las especies que residen en esta zona depende en gran medida de la detención del proceso de fragmentación de su hábitat natural.

Uno de los mayores felinos de América es el Yaguareté, especie en peligro de extinción, y desde el año 1990 investigadores de Argentina y Brasil trabajan en conjunto para salvaguardarlo. Proteger el territorio habitado por estos felinos garantiza la continuidad de la especie y para esto es necesario que desde ambos parques nacionales se trabaje en forma coordinada y en conjunto de manera oficial logrando el afianzamiento de la unión institucional en la conservación de la biodiversidad.