APN

Incendio de pastizales en el Parque Nacional Río Pilcomayo

De acuerdo a lo informado por la Intendencia del área protegida, el día 12 por la tarde se confirmó la existencia de un foco activo en la zona centro/este del Parque Nacional, dato respaldado por los correos electrónicos de alerta rápida de incendios recibidos por la NASA. Fueron 9.000 las hectáreas afectadas.

 

Avión hidrante operando. Foto: Parque Nacional Río Pilcomayo.

Avión hidrante operando. Foto: Parque Nacional Río Pilcomayo.

La zona afectada resulta accesible sólo con caballos y por encontrarse en terreno con mucha humedad tampoco se pudo ingresar con vehículos doble tracción.

El día 13 comenzó a operar un avión hidrante del Sistema Federal de Manejo del Fuego por la mañana temprano y se sumó una segunda aeronave a partir del mediodía. Desde tierra los combatientes de incendios estuvieron trabajando en tareas de control y supresión, sobre todo generando contrafuegos ya que se pretendió resguardar algunos sectores de especial valor en términos de conservación.

El día 14 se sumó al equipo de trabajo gente del Plan Provincial de Manejo del Fuego con una autobomba que trabajó durante ese día. Durante la jornada del día siguiente se continuó trabajando en la extinción de algunos focos que ponían en riesgo el sector oeste del Parque Nacional. El 16 por la mañana una de la aeronaves sobrevoló los sitios afectados sin encontrar focos activos del incendio, confirmando la información proveniente de la NASA que no detectó nuevos puntos calientes en la unidad de conservación, situación que se repitió para el día de hoy.

Una estimación aproximada de la superficie refiere a una 9000 hectáreas de ambiente de pastizal y palmar y bañando, material combustible que refiere a especies herbáceas.

Si bien estos incendios son recurrentes todos los años y el fuego resulta un disturbio natural necesario en los ambientes de pastizal y bañado, la prioridad del área protegida durante los últimos años refiere a realizar un manejo de los momentos, frecuencia y superficie que se debería quemar evitando que se vean afectadas grandes extensiones en lapsos de tiempo tan breves.