APN

Cómo combatir la propagación del alga Didymo

Patagonia

El Alga Didymo, conocida comúnmente como “moco de roca”, es un alga unicelular con la capacidad de impactar los ecosistemas acuáticos donde es introducida.

En Argentina, el organismo fue identificado por primera vez en septiembre de 2010, en el tramo inferior del río Futaleufú, en Chubut. Al adherirse a las rocas, en época de floraciones, producen impactos negativos al medio y sus especies. Por ejemplo, pueden cambiar las condiciones físicas y afectar a las especies nativas desplazándolas, modificar la composición de las especies de invertebrados y afectar a las poblaciones de peces.

Además, las floraciones de Didymo afectan los canales de transporte de agua para la generación de energía hidroeléctrica, la agricultura y el consumo humano, por lo que deben ser limpiados para evitar su colmatación. Desde un punto de vista estético, las algas son confundidas con los efectos que provoca el vertido de aguas residuales sin tratamiento. Esto tiene un efecto negativo en las comunidades que dependen del turismo para sustentar su economía.

No existe aún un procedimiento probado para erradicar el alga de una cuenca, pero se puede colaborar en evitar la propagación en la Patagonia siguiendo algunos simples pasos:

1- Remover

Antes de abandonar el cuerpo de agua, retirar cuidadosamente todo resto de barro y vegetación adherido en los elementos que hayan estado en contacto con el agua.

2- Lavar

Mezclar:

– 1 vaso de lavandina en 10 litros de agua, a temperatura ambiente (su efecto dura 30 minutos) o

– 500 grs de sal en 10 litros de agua.

Con alguna de estas mezclas, rociar por dentro y por fuera todos los elementos que hayan estado en contacto con el agua de ambientes naturales. Dejar actuar al menos 1 minuto.

Remojar y refregar en la mezcla los equipos que absorban agua al menos durante media hora como trajes de neoprene, waders, ropa, calzado, etc. Luego enjuague con agua limpia.

3 – Secar

Si el lavado no es posible, secar totalmente por dentro y por fuera los equipos mencionados.

Finalizado este paso, dejar pasar al menos 48 horas en un sitio seco antes de volver a utilizarlos.

Si los elementos quedan levemente húmedos, el alga puede permanecer viva e invadir nuevos ambientes.

Recordar:

Si no es posible realizar el lavado o secado, restringir el uso de equipos a un solo sitio. Ante la ausencia de métodos de erradicación efectivos, es indispensable implementar medidas para minimizar su expansión.